“Solo el boicot internacional puede pararle los pies a Israel”

1078659455

La última escalada de tensión en la Franja de Gaza ha hecho que los expertos se pregunten cómo se podría poner fin a los enfrentamientos entre palestinos e israelíes. La medida más efectiva podría ser boicotear económica, militar y políticamente a Tel Aviv a nivel internacional. No sería la primera vez que acabase funcionando.

“Tenemos delante el ejemplo de Sudáfrica, cuando se derrocó el régimen del apartheid y se acabó con la discriminación racial con Mandela, jugó un papel importante el boicot y la retirada de la inversión. En el caso de Israel, se pueden solucionar los problemas boicoteando a las organizaciones y las estructuras que representan la postura oficial de Tel Aviv”, explica a Sputnik el columnista político turco Ali Erguin Demirhan.

Demirhan defiende su postura advirtiendo de que, “incluso si utilizamos la retórica más dura con Israel”, sus pretensiones de ocupar territorio palestino y el asesinato de civiles no cesarán hasta que “dejemos de usar su tecnología militar, dejemos de respetar los acuerdos que benefician a su industria militar, sigamos comprando sus armas y dejemos de cerrar los ojos ante las actividades de aquellas compañías que invierten en los territorios ocupados”. Demirhan recuerda que esas actividades, además, violan las resoluciones de la ONU.

La decisión de trasladar la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén no ha hecho más que caldear los ánimos. Se ha convertido “en el último clavo en el ataúd” de la fórmula de los ‘dos Estados para dos pueblos’, advierte a Sputnik Yasin Atlioglu, especialista en el Centro de Investigación de Oriente Medio y África del Instituto Turquía XX

El último paso de Washington demuestra que el proyecto es inviable y que se hace necesario buscar una nueva fórmula para encontrarle una salida a la cuestión palestina.

“Es posible que [esta situación] conlleve crear un Estado único en el que durante un largo periodo de tiempo haya diferentes voces del movimiento palestino e intelectuales. A juzgar por cómo están las cosas, este proceso puede convertirse en uno enfermizo y sangriento”, añade Atlioglu.

 El politólogo acusa a Israel de utilizar la inestabilidad de la región en su propio beneficio en lugar de negociar y buscar una salida diplomática para el conflicto. “Ha escogido el camino de una política exterior agresiva”, advierte, y pone como ejemplo los ataques israelíes, también, contra Siria, a los que el mundo islámico no supo reaccionar. “Mañana Israel puede ir más allá con su estrategia expansionista en la región con el apoyo de EEUU.

El silencio de los países islámicos contra las posiciones iraníes en Siria le ha dado a Tel Aviv la confianza necesaria para hacer lo mismo en la frontera palestina, prosigue Atlioglu, y el país hebreo podría ir más allá en sus ansias por controlar todo el territorio palestino. “Lo que a su vez puede desencadenar muchísimas más muertes entre la población palestina”, concluye.

Fuente: mundo.sputniknew.com