LANZAMIENTO DEL LIBRO DE JULIETA CAMPUSANO, EN SUS 100 AÑOS

“Elegí la vida y la patria”

Texto del autor del libro, Héctor Morales

Hoy nuestra querida e inolvidable Julieta Campusano, está de cumpleaños; cumple 100 años de vida;aquí está ella, integra, jovial, cercana y luchadora como ha sido toda su vida.

Compañera Julieta, permítenos saludarteen este día tan especial para tí, con el mismo ánimo fraterno y de reconocimiento que tantos compañeros, luchadores antifascista viajaron a Camiña, tu lugar de relegación, que sufriste por haber retorna a como diera lugar a Chile, para saludarte cuando cumplías tus setenta años; ¿te recuerda?, de esas caras llenas de sonrisas que te abrazaban y para reconocian en ti, todo lo que les habías entregado.

Julieta, quizás tu misma nunca tuviste cabal conciencia del valor detu ejemplos de vida, de mujer trabajadora y luchadora por los derechos sociales en particular los de la gente de Coquimbo y Atacama.

Al igual que en los libros que cada vez los leemos una y otra vez, siempre estamos rescatando cosas distintas y con mayor profundidad que la lectura anterior. Del mismo modo, el que escribe nunca sabe bien cómo va a impactar sutexto en los más variados lectores. Eso mismo sucede con las vidas de las personas, en las avenidas del tiempo sus rostros, sus acciones, las conversaciones, sus ejemplos con el tiempo se van valorizando mucho más; y eso va sucediendo hasta que llega el momento en el cual nos resulta necesario darte las gracias, por todo los que nos aportó en nuestras propias vidas. Eso mismo lo sucede a importantes personalidades, entre otras, Julieta Campusano.

Amigos y amigas, efectivamente, hoy en sus cien años de vidas, se siente la necesidad de darle las gracias por lo que nos han entregado su liderazgo; sus batallas, sus peleas ganadas y también las que se dieron y en las cuales no se conoció la victoria; todas ellas han sido fundamentales para nuestras vidas: las que nos suceden puertas adentro y aquellas que se dan al medio de la calle.

En el prólogo de este libro; “Elegí la vida, elegí la patria”, Lautaro Carmona, escribió un texto donde da cuenta de sus experiencias, desde lo más íntimo de la dirección del Partido Comunista, el partido de Julieta Campusanos, con esta magnífica mujer, esta impresionante revolucionaria, que ella fue. Pero a Lautaro más que hacer un recorrido por la biografía de Julieta, cosa que este libro homenaje hace, le interesó responder algunas preguntas que surgen ante esta impresionante figura del movimiento popular chileno; ¿por qué suceden mujeres como ella?,¿como se explica que en lugares remotos, alejados del bullicio de las esquinas y semáforos, se empine y se hagan escuchar voces como las de Julieta?, en épocas donde el lugar, los espacios que ocupaba la mujer eran muy estrechos; por estos días se han levantado, por todos los lugares las voces de la mujeres exigiendo respeto e igualdad de derechos; imagínense como era esto mismo en los años  treinta, es decir, hace casi 100 atrás.

“Un factor sin duda es el carácter – dice Lautaro-; Julieta Campusano era de opiniones claras, decididas, oportunas y orientadoras, sobre cuál debe ser el rumbo. Esto se deduce de las actuaciones que ella misma relata y en los  cuales le tocó participar.

Otro factor que creo que influye es aquello de que se conjugan condiciones objetivas y subjetivas, como se dice; es decir las condiciones de vida, lo duro de ese mundo minero, el dolor para obtener el sustento por parte del mundo pirquinero, que en muchas ocasiones aún se mantiene en Atacama, y creo que lo mismo sucede en diversas localidades de la región de Coquimbo. En ese mundo de condiciones de explotación, de carencias, de peligro permanente, de enfermedades profesionales y repito que en ciertos lugares, también hoyaún se mantienen.

En estas circunstancias de bajos sueldos y un precios muy bajo por el  metal, se generan circunstancias de quejas, de molestia, de un alegato por todas partes; en ese contexto, se destacan aquellas voces que no se amilanan, que no se dejan amedrentar; ella misma nos cuenta aquella oportunidad en la cual le decían que sus protestas le podían costar su empleo, ante aquello respondió; “. Si  me  echan…,  me  echan  no  más”.

El tercer factor, muy vinculado con el anterior, creo tiene que ver con las circunstancias que a cada uno le tocan vivir. Es diferente desarrollarse en condiciones marcadas por peligros, hambre, represión, crimen, que otras en las cuales se han vividos con dificultades distintas.”

Julieta Campusano –como sabemos- tuvo la experiencia de ser diputada, entre 1961 y 1965 y senadora entre los años 1965 y 1973; aunque fue electa para el período 1973  – 1981, no lo pudo ejercer a raíz del golpe de estado que la obligó a salir al exilio.

Este libro pretende a través de una pequeña muestra de sus acciones en el Congreso, busca dar cuenta de cuál fue su estilo en el trabajo parlamentario, cuáles fueron los temas que más le interesaron y cuales fueron algunas de sus actuaciones emblemáticas por las cuales siempre se le ha recordado.

Ella fue electa como diputada en el Segundo Distrito para el periodo 1961 a 1965, en la Cámara de Diputados, ella fue parte de   las comisiones de Gobierno Interior; de Asistencia Médico-Social e Higiene y reemplazante en la comisión de Trabajo; y Legislación Social.

Dado su éxito en su trabajo como diputada se le postuló y fue electa senadora por Atacama y Coquimbo. En el senado integró las comisiones de Minería; y de Agricultura y Colonización.

Para el período 1973-1981,también había sido electapor Atacama y Coquimbo, y se había integrado a las comisiones de Relaciones Exteriores; y de Minería.

El iniciar su trabajo senatorial, Julieta hizo un diagnóstico muy acabado de la “Situación económica y social de las provincias de Atacama y Coquimbo”, donde denuncia “sistema de tenencia de la tierra en grandes extensiones, acaparadas por latifundistas que monopolizan el crédito para semillas, maquinarias y elementos de trabajo. Junto al latifundio, existen 127 comunidades que poseen muy escasa y pobre tierra y carecen de los más fundamentales medios de trabajo”.

“Tenemos conciencia de la cantidad desalentadora de problemas que se acumulan año tras año, en aldeas y pueblos, en campamentos y minerales, en predios pequeños y comunidades, como si estos problemas no tuvieran solución alguna. Observamos, con el juicio que merecen los hechos que tocan la vida, el clima de angustia y desesperanza que se viene alimentando desde hace años. He llegado a esta Corporación elegida por los sufragios de miles de hombres y mujeres esforzadas y dignas, cuyo norte es la lucha por sus pisoteados derechos, su decisión inquebrantable de construir una sociedad menos injusta o, por lo menos, recibir en estos instantes el trato humano que merece todo trabajador y compatriota. Por eso, las banderas de esa lucha son las mías y bajo ellas orientaré mi labor parlamentaria.”

Julieta no se cansaba en insistir que Atacama y Coquimbo, eran provincias pródigas en riquezas naturales, pero que su vez esa riqueza no se reflejaba en la calidad de vida de su gente. Con mucha claridad denunciaba que los convenios del cobre son lesivos para Chile; de igual modo la inhumada explotación al pirquinero; el drama de la inseguridad industrial. No perdía oportunidad de reclamar por la necesidad que los pirquineros debían tener una previsión completa. Dado que “el pirquinero está marginado de los beneficios de asignación familiar, subsidio por cesantía, indemnización por años de servicios, entre otras cosas. En los temas económicos reclamaba que la explotación del hierro se le debía  segunda fuente de divisas del país.    Denunciaba que la legislación vigente posibilita privilegios únicos a las empresas y que por su parte las empresas de la mediana minería eran dependientes de las compañías monopolistas y que más aun las franquicias tributarias de la pequeña minería las aprovechan estas grandes empresas. Todo esto a favor de la prosperidad de las compañías, fomentando la miseria del pueblo. Ella decía “la población de las provincias de Atacama y Coquimbo se encuentra acosada por problemas de la más diversa índole, por cuya solución viene preocupándose desde hace muchos años, sin encontrar la ayuda estatal que debiera recibir”

Julieta, desde el mundo de sus experiencias siempre valoró y fue feliz en su rol, con liderazgo, en las luchas políticas y parlamentarias. “Yo  tengo  un  gran  sentido  de  clase,  y  cuando  esas  cosas  sucedían,  luchaba  con  más  fuerza  que nunca. Jamás  me  he  arrepentido,  jamás  he  vacilado  por  estar  en  la  pelea  política.  Al  contrario,  he querido  trabajar  con  más  y  más  fuerza”. “Los  actos  políticos  y  la  vida  revolucionaria  me  han  dado  lo  que  jamás  soñé. Cuando  era  niña, cuando  joven,  el  régimen  capitalista  mató  mis  sueños. Ahora,  todos  estos  honores  que  el  pueblo  me ha  dado,  le  pertenecen  a  él.  Por  él  lucho  y  lucharé  siempre. “

En el trabajo parlamentario siempre fue receptora de las más varias peticiones y para cada una de ellas tenía una opinión y realizaba una gestión. A modo de ejemplo, en sus oficios o peticiones al gobierno había los más variados temas y circunstancias:

  • “Al señor Ministro de Economía, solicitando que arbitre las medidas, necesarias a fin de solucionar urgentemente el problema creado en la provincia de Atacama, a raíz de la carencia de artículos importados.
  • Que se designara un Ministro en Visita para establecer responsabilidades entre los importadores en la zona franca alimenticia.
  • “Al señor Ministro de Educación, para pedir tenga a bien considerar la petición que le fuera hecha el 10 de junio del año pasado por el Centro Pro-Desarrollo Mental del Niño, de La Serena, en el sentido de construir un local para la Escuela Especial de Rehabilitación Mental de esa ciudad.
  • “AI señor Ministro de Educación Pública, para imponerle del serio problema que afecta a la Escuela N° 7 de Inca de Oro, provincia de Atacama, y solicitarle tenga a bien disponer una solución rápida la grave situación creada allí, es consecuencia de la falta de profesores.
  • “Al señor Ministro de Educación Pública, exponiendo el grave problema que afecta a los habitantes de la localidad de Freirina, provincia de Atacama, por carencia de profesores en la Escuela de Hombres.
  • “Al señor Ministro de Educación Pública, haciendo ver la impostergable necesidad de destinar más profesores a la Escuela N° 18, de Corral Quemado, comuna de Samo Alto
  • “Al señor Ministro de Educación Pública, para solicitarle dé pronta solución al problema que aqueja a gran cantidad de niños en edad, escolar, los cuales no pueden continuar sus estudios.
  • “En la comuna de Andacollo, provincia de Coquimbo, hay en la actualidad 92 escuelas de donde egresa el correspondiente número de jóvenes que ven frustrados sus deseos de continuar
  • “Al señor Ministro de Educación Pública, haciéndole ver la imperiosa necesidad que existe en la Escuela N° 28, de la localidad de Piedra Junta, Vallenar, provincia de Atacama, de efectuar el nombramiento definitivo del profesor señor Francisco Leyton
  • “Al señor Ministro de Educación Pública, con el propósito de informarlo de que la Escuela Particular N° 59, de la Hacienda Mauro, en la localidad de Caimanes, comuna de Los Vilos, departamento de Illapel, Coquimbo, se encuentra en pésimas condiciones de funcionamiento.
  • “Al señor Ministro de Obras Públicas y Transportes, pidiendo información acerca del estudio hecho sobre obtención de agua potable para la comuna minera de Andacollo, desde Río Hurtado.

Y así suma y sigue. Emblemáticos fueron sus discursos en homenaje al pueblo vietnamita, a raíz de la sanguinaria agresión del imperialismo norteamericano. A la revolución cubana y sus logros en la construcción del socialismo y así otras causas. También su reconocimiento a personalidades del mundo del trabajo y políticos desde la valoración de la democracia.

Julieta, como vez tenemos sobradas razones para hoy acompañarte en tu primer centenario. Serán otras las generaciones las que reúnan también y lo más probableaquí en Copiapó y la región de Atacamapara hacer uso de la palabra para reconocerte y agradecerte por lo que has hecho por nosotros y los hombres y mujeres de ayer, hoy y del futuro.

Un beso Julieta, feliz cumpleaños.