El activo y masivo súper lunes

 

 

 

 

 

Hubo concentraciones, manifestaciones de empleados fiscales y taxis. Nuevamente se congregaron miles en Plaza Baquedano.

Desde muy temprano comenzaron las movilizaciones en todo el país en el marco del denominado súper lunes. Los servicios públicos iniciaron la semana con sus servicios en Paro Nacional. Algunas calles y avenidas fueron cortadas por algunos manifestantes en el marco del llamado de las organizaciones estudiantiles a salir a cortar el tránsito desde las 7 de la mañana, sin embargo, la acción no fue lo masiva que se esperaba.

Horas más tarde la Premio Nobel de la Paz (1992), Rigoberta Menchú, llegó hasta el Palacio de La Moneda acompañad por decenas de manifestantes, con el fin de entregar una carta al Presidente de la República, para demostrar la preocupación por las denuncias de violaciones de derechos humanos en contra de personal uniformado en el marco de las movilizaciones. Pero la figura internacional  no pudo pasar ya que Carabineros tiene bloqueado el camino y no permitió el tránsito.

A eso de las 10 de la mañana fue el turno de los taxistas -más de cien automóviles- quienes salieron en caravana desde la calle Beaucheff hasta Plaza Baquedano, mientras dos de ellos se dirigieron por la Alameda hasta el Palacio de Gobierno para entregar una carta, la cual tampoco llegó a su destino, porque personal policial impidió el paso de los conductores.

Al mediodía la jornada tuvo dos concentraciones en el centro de Santiago y otra en Valparaíso. Hasta el frontis del Congreso en Santiago llegaron decenas de manifestantes a exigir a los parlamentarios de la oposición que no legislen los proyectos del gobierno. La misma actividad se registró en el Congreso de Valparaíso. En tanto en Viña del Mar los trabajadores de la salud salieron a marchar al centro de la ciudad y en Concepción también hubo manifestaciones.

En Santiago la concentración principal se realizó en la Plaza Baquedano desde las 17 horas. Y aunque fue totalmente tranquila y muy masiva el accionar policial dispersó a los asistentes con una gran cantidad de gases lacrimógenos y lanzando agua.

A las 20 horas fue el gran cacerolazo nacional.