Teillier: “El 99,9% de chilenos no está cometiendo ningún acto de violencia”

 

 

 

 

 

“Protestar y demandar cambios no es sinónimo de violencia” dijo presidente del PC. Añadió que “no le haremos el juego a Piñera que necesita un  enemigo interno para justificar la represión”.

El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, salió al paso de la agenda del gobierno de priorizar el tema de la violencia y alentar medidas autoritarias y represivas. Al inaugurar, en el Aula Magna de la Universidad de Santiago (USACH), la “Jornada para una Nueva Constitución, por un Chile Digno”, convocada por el PC, el dirigente dijo que “el 99,9% de los chilenos no está cometiendo ningún acto de violencia. Protestar y demandar cambios no es sinónimo de violencia”. Añadió: “No le haremos el juego a (Sebastián) Piñera que necesita crear un  enemigo interno para justificar la represión y la criminalización de la movilización social, para estigmatizar a partidos de izquierda, para justificar la violación a los derechos humanos con resultado de muertes y lesiones, como la pérdida parcial o total de la vista”.

En esa línea, el timonel comunista agregó: “Y también para justificar salidas autoritarias o de estados de excepción, ante lo cual las fuerzas democráticas debemos estar alertas. Los ejemplos de Brasil y Bolivia nos muestran a las claras que la derecha dura, con la anuencia y participación norteamericana, tiene la capacidad y la falta de escrúpulos como para revertir los procesos democráticos y progresistas, en base a la mentira mediática y la conspiración golpista”.

Teillier manifestó que “la derecha y el gobierno, quiere escamotearle al pueblo la posibilidad de una Nueva Constitución que cree las condiciones para un nuevo proyecto de desarrollo para Chile. Un Presidente con apenas un 6% de aprobación ciudadana, incluso con los salvavidas que se le lanzan de ciertos sectores de oposición, se aferra al poder con este cometido”.

El desafió del Apruebo

El presidente de la colectividad de la hoz y el martillo, en su discurso ante unas 500 personas en el Aula Magna de la USACH, se refirió a la campaña por el Apruebo una nueva Carta Magna, de cara al plebiscito del 26 de abril, y dijo que “el desafío es derrotar a los que están por el Rechazo a una Nueva Constitución, especialmente a la derecha y por convencer a los indecisos o sectores que plantean restarse de ir a votar”.

“Sólo una mayoría contundente de votos por el apruebo, junto a la movilización social, puede acercarnos a un cambio efectivo y no formal de la Constitución del 80. Pensamos que toda la oposición estará unida en el voto apruebo, también una parte minoritaria de la derecha”, enfatizó el también diputado del PC.

Sostuvo, sobre el tema que “está claro y debemos tenerlo muy presente que el resultado depende mucho de que un nuevo y masivo contingente de electores, que hasta hoy se ha restado de los procesos electorales, se incline a votar por el Apruebo”.

Tuvo palabras para mostrar el desafío del órgano constitucional que tendría que redactar la nueva Constitución. “También es necesario hacer claridad -planteó- sobre una confusión que se da en muchas personas, que piensan que la Convención Mixta es la que corresponde a la paridad de género. Como dijimos, la paridad de género está pendiente aún de su aprobación y hay luchar por ello. La derecha se aprovecha de esa confusión. La Convención Mixta es la que está constituida en un 50% por personas electas por el pueblo y un 50% por parlamentarios electos de entre ellos mismos por el congreso pleno. Debemos votar por la Convención Constituyente 100% electa por el pueblo”.

Frente a este proceso, iniciado ya formalmente con las campañas por el Apruebo y el Rechazo, Teillier expuso que “por ello es que vamos a jugarnos en los casa a casa, los puerta a puerta, en mítines, asambleas, salidas a las ferias, a los paraderos, a los metros,  en todas las comunas de Chile, ganado voluntades y explicando el sentido y la necesidad de  participar”.

Párrafos destacados del discurso

El país está “en medio de una crisis social histórica, una de las más profundas y prolongadas, a causa del descontento por la extrema desigualdad y sus secuelas de injusticia social, ante una institucionalidad anacrónica, que no da respuestas a sus demandas, y un gobierno que responde con el uso de la fuerza y violaciones a los derechos humanos, para defender los privilegios de unos pocos y no abrirse a la posibilidad que el pueblo, en esta coyuntura, decida su propio camino a una democracia, más justa, equitativa, igualitaria, de desarrollo sustentable, plurinacional y regionalizada, con igualdad de género y de diversidad cultural, con respeto por los derechos humanos”.

“Expresamos nuestro saludo especial para nuestro pueblo combativo, el gran protagonista, el único que con unidad y lucha puede conquistar el Chile Digno que se merecen las mujeres, jóvenes y adultos, de diferente condición social y étnica, que con tanta fuerza lo están exigiendo”.

“Saludamos a las mujeres, que el año pasado abrieron el camino de las grandes multitudes manifestándose en las calles, exigiendo mejores condiciones de vida, igualdad de derechos y el fin a los abusos y la violencia contra la mujer.

Este año todas y todos contribuiremos a una gran celebración del Día Internacional de la Mujer, en la marcha del día 8 y en el paro femenino del día 9, para dar continuidad a sus demandas. Los comunistas estaremos allí, con Gladys en el corazón, porque el día 6 de marzo se cumple 15 años desde su fallecimiento. Será nuestro mejor homenaje a nuestra querida compañera, una mujer valiente que alzó su voz de forma decidida y consistente por la dignidad de la mujer chilena”.

“El gobierno se vio obligado a abrir paso a un proceso constituyente. Amañado en las formas y restringido en su participación. Una mayoría parlamentaria desechó la Asamblea Constituyente Originaria, instalando a cambio una Convención Constitucional, que no es exactamente lo mismo.

Tengamos muy presente que aún están pendientes en el Senado y en el Congreso la aprobación de la Paridad de Género y los Asientos Reservados para pueblos originarios. Nuestra exigencia es que esto se concrete antes del plebiscito”.

“No es un proceso fácil, pero como partido hemos aceptado el desafío de participar con toda nuestra capacidad movilizadora,  por ello formamos parte del Comando ‘Apruebo Por un Chile Digno’, conformado por los partidos que no firmaron el Acuerdo y por numerosas representaciones sociales”.

“Mientras tanto el gobierno de Piñera prepara las condiciones para enfrentar una nueva oleada de demandas que se vería enormemente fortalecida por un triunfo contundente del Apruebo.

Su táctica es la de desmovilizar, poner como el problema principal de los chilenos y chilenas la violencia, que se genera principalmente por la negativa gubernamental de atender la demanda social. La verdad es que el gobierno no halla a quien cargarle la mano de una responsabilidad que es sólo suya”.

“Los comunistas confiamos en el pueblo, en su sabiduría, en su fuerza, en su capacidad para encontrar una salida democrática a la crisis y superar la Constitución del 80 y un modelo que no es la solución para la gran mayoría y tampoco, para encausar un desarrollo del país acorde con sus necesidades”.

“Queremos establecer con claridad cuáles son las normas que deben incorporarse a la nueva constitución, preguntarnos sobre el papel del estado, los derechos de las personas, la soberanía económica, la institucionalidad, como por ejemplo: el parlamento unicameral. El estado plurinacional. La igualdad de género. Los derechos medioambientales. La nacionalización del agua como bien común, público y universal. La vigencia de los derechos humanos y los derechos laborales. La superación de las AFP como fórmula para el sistema previsional, que  el año pasado obtuvo un 60% más de utilidades, que alcanzaron a los 649 millones de dólares.

Estos son algunos, entre muchos otros temas. La claridad sobre ello es esencial, porque es lo que está en disputa. Y  en su momento debemos buscar acuerdos sobre las normas fundamentales, para que ellas queden plasmadas en la nueva carta magna.  Porque además, es imperioso que las fuerzas de izquierda, progresistas y democráticas tengamos una propuesta de salida a la crisis, objetivos programáticos claros y un proyecto de país que realmente represente el sentir mayoritario. En ello está la esencia de la disputa del poder y la hegemonía cultural, que se pone cada vez más a la orden del día”.

“Se ha tratado de oscurecer y ocultar que la protesta y la demanda sigue siendo fundamentalmente masiva y no violenta. Se trata de ocultar lo que ocurre en los estadios, en los festivales, en todo evento de concurrencia popular. El sentimiento de protesta está en los sindicatos, en las universidades, en los colegios, en las poblaciones. Ni Mon Laferte, que dijo las cosas claras en Viña, ni los pobladores que escuchaban a Daniel Jadue en una iglesia en Osorno y que sufrieron un atentado por militantes de derecha son violentistas. Tampoco lo eran Víctor Jara, asesinado por la dictadura, ni Gladys Marín, cuyas tumbas fueron mancilladas”.

“No quisiera terminar, sin antes expresar nuestra solidaridad y afecto a todos quienes han sido víctimas de la represión y de la violación a los derechos humanos. Nuestra lucha por la vigencia del respeto a los derechos Humanos y contra la impunidad, seguirá de manera inclaudicable”.

 

FUENTE: EL SIGLO