CUT entregó Plan Nacional de Emergencia; decretar cuarentena

 

 

 

 

 

Cierre de malls, patios de comida, horarios diferidos de entrada a centros de trabajo, ingreso dosificado a farmacias y supermercados, y protección del empleo y salarios.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), hizo entrega de una Plan Nacional de Emergencia ante la epidemia del coronavirus, que contempla decretar cuarentena en el país, proteger empleos y salarios, cerrar malls y otros centros, e incentivar el diálogo social para encarar la crisis sanitaria.

La presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa, manifestó que si el gobierno decretó el Estado de Excepción por Catástrofe Nacional, ante la expansión del COVID-19, “esperamos que, siendo un primer paso, signifique entonces  que teniendo grandes atribuciones hoy día el Presidente de la República, eso se traduzca en el llamado a la Cuarenta Nacional, a aplicar la política de los servicios esenciales en la noción más restrictiva, que es la noción que nos plantea el estándar internacional a través de la OIT y que eso venga acompañado  además de otras medidas”.

El plan fue entregado a la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, y de acuerdo a la dirigenta sindical, “no solo contempla medidas sanitarias sino también económicas y de protección del empleo porque entendemos que no puede ni debe producirse en una situación como esta, ningún tipo de abuso”. Enfatizó que “no queremos trabajadores y trabajadoras despedidos; no queremos a trabajadores y trabajadoras temiendo por sus ingresos, por sus salarios”.

Bárbara Figueroa, al presentar el Plan de la CUT, se refirió a la necesidad de diálogo y acuerdo de las partes involucradas en el tema laboral en medio de la situación provocada por el coronavirus. “Lo que hemos hecho es mirar cuáles han sido los acuerdos de diálogo social que se han suscrito entre gobiernos, empleadores y trabajadores de tal manera que las medidas no sean solo medidas que dependan de la voluntad de un Gobierno o de una contraparte sino que sean en el marco de un efectivo diálogo social que resguarde, insistimos, no solo la salud y seguridad de los trabajadores sino que también sus ingresos”, precisó.

La presidenta de la mayor central sindical chilena planteó también que “estaremos a disposición  no solamente de enfrentar los desafíos país sino que también y en primer lugar y como tarea fundamental, a defender los intereses de los trabajadores  y de las trabajadoras que es el rol que nos compete”.

En lo planteado este miércoles por la CUT, se contempla el cierre de los malls, centros comerciales grandes, patios de comida, orden en acceso y horarios de supermercados, horarios diferidos de entrada a centros de trabajo, ingreso dosificado de ciudadanos a farmacias y supermercados, y la cuarentena a todos los trabajadores y trabajadoras que pertenecen a “grupos de riesgo”.

Hubo una conferencia de prensa donde se dieron a conocer esas posturas, donde estuvieron Bárbara Figueroa, el secretario general de la CUT, Nolberto Díaz; Manuel Díaz, presidente de la Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio y Servicios Financieros; Mauricio Acevedo, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de Farmacias (Fenatrafar); Patricio Venegas, secretario General del  Sindicato Interempresa Líder-Walmart y David Acuña, del Consejo Ramal del Comercio de la CUT.

Los dirigentes enfatizaron la exigencia al gobierno  de decretar “inmediatamente el cierre de los malls y patios de comida, pues son espacios propicios para las aglomeraciones, multiplicándose así el potencial contagio del virus y, por lo demás, son lugares que alientan a que el público acuda, sin necesidad, al resto de las tiendas y supermercados”.

También demandaron “decretar, desde ahora, un horario diferido de entrada y se adelante drásticamente el horario de salida de nuestros trabajadores con el fin de evitar que los trabajadores se expongan a espacios con más de 50 personas -como el transporte público- donde es difícil mantener la distancia social que sugiere la autoridad sanitaria. Para ello, la industria debe unificar criterios de cierre de los supermercados y centros comerciales para resguardar la llegada a sus hogares de las y los trabajadores”.