HISTORIA. La multitudinaria huelga general del 12/11 de 2019

 

 

 

 

 

 

En medio de la revuelta popular, Unidad Social, con 150 organizaciones, convocó a la masiva protesta que cruzó a todo Chile.

Hace un año, en medio de la masiva y extendida revuelta popular que cruzaba a todo el país, se realizó una huelga general convocada para el 12 de noviembre de 2019 por 150 organizaciones sindicales y sociales agrupadas en el Bloque Unidad Social.

Millones de trabajadores de distintos sectores laborales participaron en esa protesta en contra del modelo neoliberal, el abuso de las grandes empresas y consorcios financieros, de las políticas erráticas del gobierno de derecha y se manifestaron explícitamente por una Asamblea Constituyente y una nueva Constitución.

A lo que fueron las masivas y combativas manifestaciones de los estudiantes secundarios en la segunda quincena de octubre de 2019, y luego las movilizaciones sociales y ciudadanas donde participaron trabajadores, jubilados, jóvenes, mujeres, pobladores, grupos del mundo de la cultura y los derechos humanos, se sumó esta huelga general del 12 de noviembre.

Fue un suceso histórico en las batallas recientes de los trabajadores y del movimiento sindical, y marcó el nivel de conciencia y participación de los asalariados en la demanda de derechos y defensa de sus conquistas.

Por lo demás, esa huelga general fue otro factor que puso en jaque a un acorralado y desgastado gobierno de Sebastián Piñera y que apuntó a la posibilidad de que finalizara esa gestión por su incapacidad y compromiso en graves violaciones a los derechos humanos.

A un año del episodio, se presentan notas recogidas desde medios de comunicación, como introducción a lo que ocurría, y una serie de reportes presentados en el Portal Web de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), www.cutchile.cl

Nota de El Siglo y France24. Noviembre 2019

El Siglo. Este martes se realizó la jornada de Huelga General más grande del último tiempo, con paralización de sectores laborales y productivos, y manifestaciones en todo Chile. Hubo paro en escuelas y universidades, oficinas públicas, municipalidades, algunas empresas, portuarios, transportistas y mineros. Según el balance de la mesa Unidad Social fueron 2 millones de personas las que se movilizaron a nivel nacional. Hubo un 90% de adhesión al Paro en el sector público y 70% en el sector privado.

Organizaciones y ciudadanos en Santiago participaron de la marcha central que se desplegó desde la Plaza de la Dignidad (Plaza Baquedano). “Tenemos que destacar la gran convocatoria de esta marcha en Santiago, lo que da cuenta que la unidad sindical ha respondido y también el anhelo de cambios y transformaciones profundas. Hoy están todas las regiones del país movilizadas. Hoy estamos dando un ultimatum al gobierno. No podemos esperar quince días más, necesitamos respuestas claras a las demandas de la ciudadanía. Los trabajadores y trabajadoras exigimos Asamblea Constituyente”, indicó la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, al inicio de la movilización.

La Huelga General fue convocada por el bloque Unidad Social que agrupa a más de 150 organizaciones sindicales y sociales, entre ellas la CUT, ANEF, Colegio de Profesores, Confusam, Coordinadora NO+AFP y diversas organizaciones en defensa del medioambiente, del agua y recursos naturales; pobladores y estudiantes.

France24. Una huelga general, convocada por la llamada Mesa de Unidad Social, se convirtió en el nuevo capítulo de las protestas contra la desigualdad social en Chile, a casi cuatro semanas del inicio de las manifestaciones.

El conglomerado social, que reúne a más de 70 organizaciones, lanzó la convocatoria en rechazo a la propuesta del presidente Sebastián Piñera para que los congresistas elaboren una reforma de la Constitución, la cual debería ser refrendada en un plebiscito.

Los manifestantes exigen que esa modificación sea a través de una Asamblea Constituyente más abierta y participativa, que refleje las demandas surgidas de las manifestaciones populares frente a la antigua Carta Magna, de carácter neoliberal y heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

La convocatoria a la huelga general

CUTChile. Exactamente hace un año, los dirigentes de las organizaciones agrupadas en el Bloque Sindical (BS) de Unidad Social (US) realizaron la conferencia de prensa en la sede de la CUT para ratificar la adhesión a la Huelga General de las y los trabajadores de los sectores más relevantes de la economía chilena como los son el Portuario, Minería, Energía, Construcción, Industria, Transporte, Comercio, Servicios Financieros y Banca, Agroindustria, Educación, Salud, Servicio Públicos, entre otros.

El encuentro con la prensa fue el jueves 7 de noviembre y Horacio Fuentes, vocero del Comité de Huelga Nacional del Bloque Sindical (BS) y presidente de la Industrial Chile Constramet, ante una concurrida asistencia de medios de comunicación, anunciaba: “Todas estas organizaciones, convocamos para el próximo martes a una Huelga General a partir de las 00:00 horas del lunes”.

La ratificación del paro nacional, fue parte de una movilización ascendente de las organizaciones sindicales y sociales que convergían en US, conglomerado consolidado en septiembre 2019 bajo la consigna “Nos unimos, nos cansamos”. Uno de los hitos importantes que llevaron adelante fue la protesta nacional del 5 de septiembre, reprimida por FFEE con un saldo de cerca de 100 detenidos. De esta manera, la unidad de los trabajadores organizados irrumpía con fuerza en el escenario convulsionado por las masivas protestas que se tomaron las calles de las ciudades a lo largo del país desde ese inolvidable viernes 18 de octubre. Cuando se anuncia la Huelga General, habían transcurrido 20 días de movilizaciones permanentes, incluida la concentración de más de dos millones de personas en la capital; el Gobierno, en su intento de aplacar la revuelta social, había presentado su primera Agenda Social, creyendo que con eso calmaría las aguas agitadas.

Sin embargo, eso no convenció a la población ni a la Clase Trabajadora organizada porque no implicaba cambios sustanciales, tal como era el clamor que corría en cada rincón del país.  En tanto, el BS iba sumando actores y fuerzas, movilizándose y organizándose, ejerciendo presión.

En ese contexto se realizaba la conferencia de prensa del jueves 7. Allí, Fuentes sintetizaba los motivos: “Hoy,  que este Chile despertó para bien. Los trabajadores no nos hemos quedado al margen de los procesos que hoy día está empujando el conjunto de la sociedad por un Chile justo, por un Chile mejor (…). Miles de veces marchamos por las calles y nunca nadie nos escuchó […]. Este Comité se pone a disposición de continuar en este proceso de lucha”, puntualizando que el modelo económico imperante: “…tiene una deuda enorme con los trabajadores y trabajadoras de este país”.